MENU

abril 13, 2018 Comentarios desactivados en GALERÍA: ALDEA PREHISPÁNICA DE CHAK PET CONTINÚA REVELANDO SECRETOS Views: 142 Cultura, Nacional

GALERÍA: ALDEA PREHISPÁNICA DE CHAK PET CONTINÚA REVELANDO SECRETOS

Arqueólogos del INAH recuperaron 84 objetos prehuastecos

Altamira, Tamaulipas; 13 de Abril de 2018.- Como resultado de la permanente supervisión que mantiene el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el terreno donde se asentó una de las aldeas más antiguas del histórico puerto de Altamira, al sur de Tamaulipas, durante las últimas cuatros semanas se recuperaron 84 piezas arqueológicas de antigüedades que van del 500 a.C. al 200 d.C., entre vasijas de cerámica Prisco Negro, objetos de piedra verde, hueso y concha y destacan un pectoral de caracol y un pendiente tallado en la costilla de un animal marino, quizá manatí o ballena.

A este lote de piezas se suma el descubrimiento de una acumulación de más de 150 figurillas de barro tipo huecas y Pánuco C, colocadas siguiendo un patrón circular, por lo que los arqueólogos piensan que se trata de una posible ofrenda ritual para un personaje que podría estar sepultado en ese punto. Las figurillas datan de entre el 100 a.C. y 200 d.C. (Tantuán III), la fase más tardía del sitio Chak Pet. Con esta concentración de figurillas, al final de la supervisión, el INAH habrá recuperado más de 200 piezas en poco menos de dos meses.

Lo anterior fue informado por Gustavo Ramírez Castilla, arqueólogo del Centro INAH Tamaulipas y coordinador del proyecto de Salvamento Arqueológico Puerto Altamira, quien detalló el descubrimiento de dos piezas muy relevantes: un pectoral elaborado en caracol, así como un pendiente tallado en la costilla de un animal marino.

Del pectoral, apuntó que es una pieza relevante porque normalmente están asociados a la cultura huasteca posclásica; sin embargo, el objeto hallado en Chak Pet corresponde a finales del Preclásico o al Clásico Temprano, una época anterior, apuntando la capacidad de los huastecos pudieron haber replicado objetos de poblaciones anteriores sin que tuvieran una liga biológica, lingüística o étnica.

En cuanto al pendiente, Gustavo Ramírez Castilla lo describe como grueso y pesado: mide 15 centímetros de altura y 4.5 centímetros de ancho, por lo que supone debe ser de ballena o manatí; “La pieza es muy bella, tiene labrado el perfil de un personaje con tocado”, apuntó.

Pese a esto, explicó Ramírez Castilla, el origen étnico y cultural de la población téenek o huasteca sigue siendo un misterio. De ahí la importancia de las excavaciones en Chak Pet.

Comments are closed.